-

Páginas

domingo, 21 de diciembre de 2014

apretar el gatillo.9. halloween, papa noel y otras invasiones

HALLOWEEN, PAPA NOEL  Y OTRAS INVASIONES
Miguel Guerrero

…y qué es nuestro, estrictamente hablando, si la DEMOCRACIA nos viene de la Grecia antigua, el cristianismo lo inventaron unos protohippies creo que por Judea y hasta que no tuvo éxito en Roma no fuimos capaces de admitirlo como animal de compañía (aún así, seguramente los habitantes de aquel momento en la península pusieron toda la resistencia de que fueron capaces a admitir aquella religión que venía impuesta por el Imperio), y hasta hace dos telediarios éramos los más católicos del mundo junto a Irlanda y Polonia. ¿Y el fútbol? Un implante indoloro inglés en nuestra piel de toro. Nos podemos poner estupendos y decir que nuestra lengua, este castellano evolucionado o cambiado de hoy (ya no es lo que era, dirá un nostálgico), proviene del latín. Y para ponernos serios ya del todo: nosotros mismos, los habitantes de Europa somos todos inmigrantes, si hacemos caso a la idea antropológica de que los homínidos, o lo que sea que fueran, partieron de ÁFRICA en busca de mejores condiciones para la vida, una caprichosa movilidad exterior de aquellos primeros jóvenes aventureros, y llegaron a nuestro continente con sus inestables pateras, ¡y aún no han dejado de hacerlo los muy cabezones, por más concertinas que le regalemos como prueba de amabilidad hospitalaria! Los árabes estuvieron aquí ocho siglos, día arriba día abajo, y nos dejaron rasgos faciales y gastronomía, y algunas cosas más. ¿Son nuestros los polvorones de Estepa? Mi generación, la primera seriamente perdida, influida por ese aparato infernal que venía de yanquilandia, la TELEVISIÓN, casi nos mata, la puntilla a lo auténtico. ¿No es verdad que el mundo es peor y que los españolitos hemos perdido mucho desde que fuimos educados con las imágenes de fondo de los Picapiedra y Bugs Bunny, La juventud baila y Perdidos en el espacio?
            ¿Qué me dicen de Papá Noel versus Reyes Magos? ¿Acaso Melchor era de Chinchilla, Gaspar quizá de Murcia, Baltasar (el negro se menciona y va siempre el último) se nacionalizó español en Tarifa, después de cruzar el Estrecho?
            Etcétera, etcétera, etcétera. (Piensen lo que cabe en estos etcéteras).
Y es que ese miedo y desprecio al OTRO y a lo otro, ese terror ancestral a lo que viene de fuera, a lo nuevo también, esa manera de vivir a la defensiva, dice mucho de nuestras inseguridades, de la poca confianza que tenemos en nosotros mismos, de nuestra escasa capacidad para afrontar y solventar con éxito situaciones imprevistas, de ser valientes, y solidarios, desde la inteligencia.
            Los puristas, o los irreflexivos (los españoles de verdad ¡coño!), reniegan de la implantación de la noche de Halloween, no vaya a ser que los niños, divirtiéndose de esa manera tan poco patria, pierdan la esencia de lo español. Si es que alguna vez tuvimos esencia, si la esencia sirve para algo… más que para, repito, sustentar posturas insolidarias y enmascarar nuestro miedo, y más cosas.


(Si encuentra usted diez características autóctonas, sin dudas ni mezclas, propias, le daremos de regalo un plasma TX22 de última generación tecnológica; eso sí, importado de la Alemania de Merkel, porque seguramente usted lo preferirá a uno de fabricación casera).



No hay comentarios:

Publicar un comentario